Vida Pastoral

Vida Pastoral (164)

Miércoles, 18 Diciembre 2013 16:22

Por el camino de Emaús

Escrito por

SORELIANASemana Bíblica 2013. Día 27 de noviembre

Arquidiócesis de Santiago de Cuba, 28 de noviembre del 2013/  Una vez más, atentos y ávidos, nos damos cita en la Parroquia de Santa Lucía justo a las ocho de la noche para disfrutar con creces las conferencias de los biblistas y teólogos que generosamente han venido a nuestra diócesis, cita que será la última de la Semana Bíblica.

En este encuentro sería la Hna. Eliana Salas, religiosa salesiana, la que nos guiaría en el análisis del texto que nos ha acompañado durante las tres jornadas: Lc 24.13-35; pero que le daría sin dudas un matiz singular a la noche dirigida más bien a lo que propiamente Jesús dijo a los discípulos de Emaús.

Luego de una primera lectura de este  pasaje bíblico, se determinó lo que la hermana llamó “momentos de la lectura”: una introducción, un planteamiento, explicación y resultado. Del examen minucioso de cada momento fueron evidenciándose algunos rasgos comunes con otros evangélicos, como el lenguaje profético de Jesús como un llamado a “estar atentos”; pero también, una novedad que le da riqueza incalculable a este pasaje, y es que Cristo agrega a la experiencias de la muerte en cruz que tenían los discípulos, Su experiencia de resucitado y por ende Glorificado, era necesaria la Cruz para entrar en la Gloria de Dios, por tanto los discípulos no podían creer que TODO acabó con su muerte, sino que comienza con su resurrección.

La hermana refirió que Jesús explicó las escrituras de una manera diferente: enfocada  a sí mismo como centro de la historia de la Salvación y cumplimiento de la Promesa de Dios con su pueblo; esto fue nuevo para su época y la Iglesia que nació en ese entonces,  lee las escrituras de esta manera Cristocéntrica. Además, enfatizó en el primer momento de la revelación a los discípulos, cuando el fuego del  Espíritu encendió sus corazones tras escuchar la explicación de Jesús, por lo tanto ÉL ya estaba en sus corazones a través de su Palabra.

De esta última reflexión se desplegaron una serie de invitaciones pastorales que constituyen hoy de los mayores retos de la Iglesia: En primer lugar la exhortación a una Iglesia vigilante, autocrítica y humilde: “sal y luz del mundo”. Dijo la hermana: “Debemos ser de primera calidad: calidad cristiana. Este pasaje es un llamado a revisar cómo está mi fe. ¿Hasta qué punto hemos celebrado la Gloria de la resurrección? Jesús NO terminó en la cruz, nosotros somos discípulos de un Cristo resucitado”.

Si bien es cierto que los cristianos católicos tuvimos un triste distanciamiento de las escrituras durante siglos, aunque la Palabra siempre ha sido eje central de toda la liturgia, la hermana finalmente nos invitó, como gran desafío pastoral, a ganar no solo en conocimiento de la Biblia, sino en AMOR por las escrituras. Conclusión que sería el colofón de estos tres días en los que crecimos en “conciencia bíblica” y sin dudas ganamos en disposición a ser discípulos de Jesús, discípulos que no hablan con sus palabras, sino que son reflejo de la Palabra de Dios. 

 

Miércoles, 18 Diciembre 2013 16:21

Por el camino de Emaús

Escrito por

Semana Bíblica 2013. Día 26 de noviembre

Arquidiócesis de Santiago de Cuba, 28 de noviembre de 2013 / El segundo día de la Semana Bíblica en la diócesis de Santiago de Cuba estuvo a cargo del P. Claudio M. Burgaleta, cubano de corazón, residente en Nueva York y profesor de Teología en la Universidad de Fordhan. El camino de Emaús fue interpretado con una mirada teológica y pastoral que a todos dejó inquietos. La iglesia de Santa Lucía nuevamente hizo malabares para que sus bancos dieran a vasto. Ardía nuestro corazón a pesar del cansancio y la tardía hora.

Tres preguntas de factura ignaciana quedaron de fondo antes del viaje teológico-pastoral y después de leído el texto: ¿Qué escuchaste que te impresiono? ¿Qué escuchaste que te consoló? ¿Qué escuchaste que te desoló? Seguidamente un bosquejo  teológico al Evangelio de Lucas  y al pasaje (Lc 24, 13-35) que iluminó para descubrir tres metáforas hermosas de la Fe: La fe es revelación de Dios; Dios nos deja participar de su revelación, no se impone, entra si le invitamos y la fe hace arder el corazón, lo llena de entusiasmo y de alegría por Jesucristo.

Los desafíos pastorales son el fruto de escuchar la palabra, rumiarla en el corazón y ponerla en acción. Es así que el camino con el resucitado suscita desafíos para el discipulado personal, la evangelización y la Iglesia cubana. La Iglesia que peregrina en Cuba debe sembrar sobre todo Esperanza, ha de recordar en todo momento la permanente acción de Dios, ofrecer una lectura de la historia que dé un sentido esperanzador al presente.

Al finalizar vuelven al tapete las preguntas, el examen ignaciano que no descuida las mociones interiores, allí surgen los grandes proyectos. Un breve tiempo para compartir, alimentar y ser alimentados. Nuevamente la Palabra y hasta mañana, con más provecho. 

4584“Los jóvenes católicos de Cuba son la gran esperanza de la Iglesia”.

Arquidiócesis de Santiago de Cuba, 27 de noviembre de 2013 / Una muestra de la búsqueda constante de la persona de Jesús de Nazaret a través de las Sagradas Escrituras fue la experiencia propiciada para la Pastoral Juvenil de la arquidiócesis de Santiago de Cuba del 22 al 24 del presente mes en la Casa de Retiro de El Cobre. 

Tres días fueron los seleccionados para tener la oportunidad de acercar “La Palabra” a la vida del joven. La práctica de la Lectio Divina fue la seleccionada para el taller, impartido por tres estelares profesoresde los Estados Unidos: P. Randell Soto, P. Claudio Burgaleta y Ricardo Grzona, especialistas en el estudio profundo de la Biblia y celosos anunciadores del Jesús que se predica en los evangelios. Le acompañaba el señor Mario Paredes, director de la Sociedad Bíblica Americana para los proyectos católicos, quien fue uno de los autores principales junto a monseñor Dionisio García Ibáñez para que se llevara a efecto este regalo de Dios. 

A la cita asistieron más de treinta jóvenes mayores de dieciocho años pertenecientes a las diversas parroquias locales, en su mayoría caracterizados por un interés peculiar por los libros sagrados y su Palabra. El tema central iba encaminado al estudio y meditación del texto “Camino de Emaús”, por Lucas en su capítulo 24, versículos del 13 al 35. La ocasión también propició el debate sobre otros pasajes bíblicos, la puesta en escena de preguntas propias de la inclinación hacia el conocimiento profundo, la exposición de tesis sobre el tiempo y la existencia de Dios, y la vida comunitaria del cristiano. Pequeños grupos de trabajo favorecieron el intercambio de opiniones entre los propios jóvenes pero sobre todo el aprendizaje de los pasos concretos para una correcta Lectura Orante de la Biblia.

A los pies de María de la Caridad se realizó este encuentro por vez segunda, invitación que trata de ofrecer a los jóvenes una experiencia evangelizadora y con la cual se da comienzos a la esperada Semana Bíblica. En el mismo, los jóvenes expresaron el bien que les hacía gozar estos instantes de continua oración con el testamento mayor de los cristianos, expresándose uno de ellos: “doy gracias a Dios porque es una bendición el estar nutriéndome con su mensaje para poder ser mejor y feliz”. 

En preguntas sueltas antes de partir el Señor Mario Paredes comentaba, que “…el Dios de la Biblia es el Señor Jesús, Él es el rostro de “La Palabra”, por ello estudiamos la Sagrada Escritura, para descubrir la persona del Dios encarnado”. Es así que este fin de semana recobra importancia, vigencia y se proyecta al futuro, porque de momentos como esos depende lo que a continuación con gran confianza expresó: “Los jóvenes católicos de Cuba son la gran esperanza de la Iglesia; ellos están llamados a construir una sociedad fraterna donde reine la paz, el amor y el respeto”.

Afirma también, partiendo de la valoración con los profesores del taller recién finalizado y el realizadoen el pasado año que: “El encuentro con los jóvenes cubanos es ocasión de celebrar la Fe con jóvenes maduros en su formación cristiana, con jóvenes abiertamente comprometidos con la Iglesia. El joven católico cubano es admirable, con las limitaciones que se encuentran para vivir la Fe. Es un grupo que da muestras de ser discípulos auténticos. Los jóvenes cubanos están comprometidos con su Patria y su Iglesia y eso lo admiramos.”

La juventud católica santiaguera dio culmen a la jornada con la fiesta de Cristo Rey del Universo, un gran final para una renovadora aventura bíblica.