Vida Pastoral

Vida Pastoral (200)

Martes, 15 Abril 2014 16:31

Celebrada Misa Crismal

Escrito por

DSCN7149Arquidiócesis de Santiago de Cuba, 13 de abril de 2014 / El pasado jueves 10 de abril la Iglesia de San Francisco abrió sus puertas a los más de trescientos fieles congregados para la celebración de la Misa Crismal. Casi al inicio de la Semana Santa, cuando la Cuaresma ha rendido sus frutos sobre todos los cristianos, la Iglesia nos invita a participar de la consagración del Santo Crisma y nos hace testigos en el empeño de renovación del voto que nuestros sacerdotes hicieron al consagrarse.

A las ocho de la noche inició la eucaristía que se extendería hasta pasadas las diez. Un micrófono que, según palabras de Monseñor Dionisio, está como el templo, necesitado de reparación, aunque, según explicaba haciendo un paralelismo con la vida de toda persona, más aún de todo cristiano, lo importante no es lo mal que estemos, sino las ganas que tengamos de repararnos; un templo de los más bellos y además de los más antiguos de la ciudad, con la dicotomía que belleza y derrumbe pueden crear en nuestro ánimo. Los ruidos de afuera que exigían aguzar el oído para mantener la escucha, no impidieron que los fieles presentes participaran con su oración y sus cantos para hacer de la ceremonia una fiesta de todos.

El papel de los sacerdotes en la vida de la comunidad, el don del Espíritu que ha sido derramado sobre ellos para ser guías y pastores de la Iglesia, la enorme responsabilidad que constituye ser ejemplo, maestro, líder para el resto de los cristianos… fueron puntos que el Arzobispo no olvidó durante su homilía. Haciendo eco de las palabras de S.S. Francisco recalcó que los presbíteros están llamados a estar detrás de los fieles, para empujarlos; en el medio de ellos, como miembros ordinarios de la comunidad, compartiendo con su pueblo sus necesidades y carencias, sus alegrías y sufrimientos, y delante de los mismos, para servirles de guía y de ejemplo, de paradigma imperfecto de seguidor de Cristo.

Recordó que el sacerdocio es un compromiso no a levantarse, ni a imponerse por encima de los otros, sino a ser siempre el último con respecto a los demás, el primero en servir a los que les rodean. Como es habitual, reservó unas palabras especialmente para los jóvenes, exhortándolos a que se cuestionaran qué Jesús quiere de ellos y cómo pueden servir mejor a Cristo. Respuestas, diversas, puntualizó: sacerdote, religiosa, laico comprometido, vida matrimonial… Para aquellos inclinados al sacerdocio, recomendó ser valientes, y a los que estamos alrededor de aquellos que han dado un sí inicial o han abierto una brecha de posibilidad hacia este ministerio, rezar a Dios y apoyarlos como hermanos, para que encuentren el verdadero camino en el que Dios les quiere.

Después de las acertadas palabras de Mons. Dionisio, que llegan justo cuando la Iglesia universal necesita vocaciones según el corazón del Padre, como proclamamos al rezar la oración vocacional, se bendijo el Santo Crisma, que serían entregados al finalizar la celebración a una representación de fieles de cada comunidad encabezados por su sacerdote, que durante todo este año será signo de la presencia salvadora y la compañía de Cristo en bautizos, confirmaciones, unciones de enfermos y ordenaciones.

Momento muy especial sería la renovación de los votos sacerdotales, durante hicieron patente ante todos los congregados su decisión de decir nuevamente sí a la Iglesia, esposa de Cristo, al tiempo que pidieron las oraciones de la comunidad para acompañarlos en su ministerio, para que Dios los siga bendiciendo a ellos, que lo dejaron todo para seguirlo.

Con la alegría de querer seguir a Jesús a donde quiera que vaya, llenos de la gracia que nos regaló en el bautismo, confiados en Èl, después de vernos todos como hermanos en el Señor, los del centro de la Ciudad con los de El Cobre, los de San Luis con los de Palma Soriano, sintiéndonos Pueblo de Dios que peregrina en esta Arquidiócesis… nos despedimos con los versos del canto Te seguiré. Elección que vino como anillo al dedo cuando todo parece hablarnos acerca de tomar decisiones, de dejar lo menos por alanzar lo más que es Dios; de salir de nosotros, para entrar en Él. Seguirlo a Él, que es la verdad, no puede ser mejor consejo a las puertas de vivir la Semana Santa y contemplar a Jesús, quien siempre dijo Sí al Padre amado.

ConvocatoriaXIV CONCURSO NACIONAL “JUNTOS DESDE LA PRISION 2014

“La familia que perdona vive en paz y alegría”

“En verdad les digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron."

Mateo 25, 40

La Comisión Nacional de Pastoral Penitenciaria de la Iglesia Católica en Cuba convoca a todos los internos e internas a participar en este concurso, basado en las palabras del papa Francisco: ...“cuando en una familia no se es entrometido y se pide permiso, cuando en una familia no se es egoísta y se aprende a decir gracias, y cuando en una familia uno se da cuenta de que ha hecho algo malo y sabe pedir perdón, ¡en esa familia hay paz y alegría!

Bases del Concurso

Lunes, 14 Abril 2014 13:51

Retiro de Cuaresma para Jóvenes

Escrito por

DSC 0212Santiago de Cuba, arquidiócesis de Santiago de Cuba, 5 de abril del 2014 /“Recuerden, al menos tres veces al día, dedicar un momento de la oración porque Dios nos conceda a todos los presentes exactamente lo que necesitamos en estos momentos, porque no es casualidad que cada uno de nosotros estemos juntos en este retiro…” nos repetía el P. Alberto García a los casi 50 jóvenes que desde el 28 de marzo y hasta el día 30 del propio mes estuvimos en El Cobre, con motivo del retiro de cuaresma de este año. Y es que desde Camagüey nos visitaba este peculiar sacerdote jesuita para con su extraordinario carisma (a decir de una de las jóvenes participantes) “descomponer el Evangelio para construirnos a nosotros”.

Cuando parecía que ya las “baterías del diario” estaban irremediablemente agotadas, el silencio que es siempre inherente a la más genuina compañía del Padre nos acogió en la medida en que fuimos adentrándonos en el clima de oración, y qué mejor forma de tejer nuestra comunicación que como literalmente Jesús nos enseñó: a través el Padre Nuestro.

Cada frase de esta oración fue un punto de partida para la reflexión y el recogimiento, Jesús nos iba transmitiendo la VERDAD de nuestra relación con Dios, y esa certeza de su AMOR GRATUITO que tantos ruidos de la cotidianidad nos hacen olvidar, o incluso llegar a desconocer: “Vivir el Padre Nuestro con radicalidad, tomar en serio esa filiación y el desafío de la solidaridad fraterna, buscar sin trampas la voluntad de Dios en medio de la guerra de oposiciones y seducciones, ese fue el camino de Jesús. Se mantuvo fiel al Padre”.

La Cuaresma es un llamado a la conversión, y nuestra transformación tiene que comenzar por “creer que Dios es mayor que nuestros esquemas y pensamientos sobre Él… por respetar su realidad de único Dios y los límites de nuestra realidad creada, REGALADA”. Todos los que asistimos al retiro teníamos un motivo singular para hacerlo y que generaba una necesidad imperiosa de oración, de estar a solas con Dios; pero, quizás por lo efectiva que fue nuestra “momentico dentro de la oración por todos los presentes, tres veces al día”, allí ciertamente nos encontramos con nuestro Padre, que está ahí de gratis para nosotros, y nos regaló a cada uno aquello que fuimos a buscar.

“El reino de Dios está llegando por y con Jesús -decía el P. Alberto- y necesita de nuestra acogida… la principal tentación viene desde adentro: de la incapacidad de creer en el amor gratuito de Dios, que fundamenta el valor de nuestra persona…conviértanse, CREAN EN ESTA BUENA NOTICIA.”